Deteccion de problemas en el tensor y correa de distribucion

Una de las partes internas más delicadas del motor es el tensor de la correa de distribución, pues él es el encargada de que dicha correa se mantenga en movimiento a un ritmo constante. Si dicho tensor se desgasta, desgarra o rompe, los sistemas de engranajes no funcionarían correctamente.

Lo anterior traería un desastre bastante molesto de corregir, como que el árbol de levas y el cigüeñal no cumplirían con su labor, debido a que ellos se conectan a la correa de distribución. El tensor es una pieza pesada de reparar, incluso su inspección o chequeo es difícil, porque obliga a quitar la correa en su totalidad para tener mejor visibilidad y poder escuchar la presencia de ciertos ruidos que determinan la existencia de anomalías en el tensor.

Cómo identificar las averías

  • Preste atención si hay algún traqueteo. Cuando se escucha al acelerar o arrancar es probable que hayan grietas o se esté presionando en exceso la polea tensora.
  • Busque la presencia de un zumbido intermitente, por lo general es un síntoma de desgaste o rotura en los rodamientos de los tensores.
  • Si al cambiar rápidamente de rpm hay inconvenientes para alcanzar la velocidad, es probable que se trate de problemas con el tensor.
  • Verifique que no hayan fugas de aceite. Si las hay alrededor del cigüeñal o el árbol de levas, puede deberse a una rotura del tensor y el lubricante del motor se esté escapando.
  • Los chillidos del motor al efectuar los cambios de marcha anuncian que hay deterioros en los rodamientos del tensor.

Los rodamientos son parte vital para el sistema de distribución; ellos no se pueden limpiar o revisar después de instalados porque se sellan permanentemente en su lugar. Por lo general, los mecánicos reemplazan el tensor cuando hacen el cambio de la correa y cierran la pieza, en ocasiones obvian los rodamientos.

Por ello, se aconseja pedirle al encargado del proceso que le realice el mantenimiento a los rodamientos. Si tiene fallas y fugas, su deterioro será muy rápido y ocasionaría una cadena de inconvenientes caros.

Referencia de la correa

Las correas suelen traer grabadas en sí mismas su referencia y es común encontrarla en la zona donde se unen. Lo más determinante en ellas es el número de canales, y esto se indica en el primer número de la referencia; no obstante, el uso y el tiempo termina borrando tal dato, más sabiendo ya lo anterior, solo deberá contar las canaladuras y listo.

En ocasiones los daños se suman y hacen que ya no sea viable una reparación, algunos piensan “mejor vendo coche para desguace” y usted estaría acertando si lo ha considerado. En línea hay buenas alternativas para no preocuparse ni siquiera por el trámite para darle de baja.