¿Cómo hago promociónes sin gastar demasiado?

¿Cómo hago promociónes sin gastar demasiado?¿Cómo hago promociónes sin gastar demasiado?

Cuando se quiere llevar a cabo una promoción para un negocio no muy grande, a nivel de barrio o de pequeña cuidad, uno de los miedos presentes es gastar demasiado y que lo que pueda repercutir la campaña finalmente no dé ni para cubrir gastos.

El objetivo de promocionarse es atraer a más clientes y ganar más dinero, algo que no sucederá si gastamos excesivamente antes de empezar siquiera ver los resultados y los beneficios que puede reportar.

Lo mejor es comenzar siempre con campañas pequeñas, para abrir un poco el círculo pero sin tratar de ser excesivamente ambiciosos a no ser que se tenga un plan de crecimiento muy claro y muy estudiado. El motivo es que si finalmente los plantes tienen éxito, podemos acabar teniendo un montón de demanda que no podemos cubrir.

Por ejemplo, de que le vale a una empresa de reformas que los llamen decenas de personas si les resulta imposible atenderlos a todos? ¿O que a un pequeño restaurante se hagan más reservas de las que se pueden cubrir? Esto solo causaría frustración, así que hay que promocionarse, pero siempre teniendo en cuenta qué objetivos se quieren alcanzar y cuánto dinero se quiere invertir.

Para promociones pequeñas que busquen darse a conocer y hacerse con una clientela los regalos publicitarios como el ejemplo de imanes de nevera para tu producto o negocio suelen dar bastante buen resultado. Se trata de un regalo que a todo el mundo le gusta y que además, puede ser con muchas formas, tamaños e incluso utilidades, como los que tienen una pinza con un bloc de notas o aquellos que son en realidad un abridor para botellas de cerveza.

En las promociones grandes hay que pensar también a lo grande. Si tu negocio va a dar un paso adelante y tienes previsto ampliarlo, necesitas tener muchos más clientes y por eso debes de realizar una campaña mucho más agresiva, utilizando anuncios en radio y televisión local para darte a conocer a todo el mundo. A poder ser, intriga sobre lo que se va a hacer con el negocio y no des todos los datos de una sola vez.

Dosificar la información ayuda a que la gente esté pendiente de qué es lo que finalmente se va a hacer y esta expectación hará que tengas muchos más visitantes al principio. Del negocio, de todo lo que se ofrezca y de sus precios dependerá que esos visitantes acaban convirtiéndose en clientes.